Los papás influyen en el futuro de sus niñas

Estamos acostumbrados en pensar en cómo influye la presencia o la ausencia de los padres en la vida de los pequeños varones que a veces perdemos de vista en como los padres repercuten en sus hijas cuando se convierten en adultas.

Linda Nielsen es profesora de psicología educativa y adolescente en la Universidad de Wake Forest y autora de Relaciones entre padre e hija: investigación contemporánea y cuestiones (2013) y  Entre padres e hijas: enriquecer y reconstruir su relación con adultos (2012); nos muestra lo siguiente en su estudio Cómo los papás afectan a sus hijas en la edad adulta, realizado para IFS (Institute for Family Studies). Aquí encontrarás fragmentos traducidos de conclusiones sobre este estudio.

Los papás influyen en su desempeño y vocación

Las hijas cuyos padres han participado activamente durante la niñez en la promoción de sus logros académicos o atléticos y fomentan su autosuficiencia y asertividad tienen más probabilidades de graduarse de la universidad e ingresar a los empleos mejor pagados y más demandantes tradicionalmente ocupados por hombres. 

Los padres de hoy también parecen tener un mayor impacto en las elecciones académicas y profesionales de sus hijas que los padres en generaciones anteriores. Por ejemplo, las mujeres que nacieron en la década de 1970 tienen tres veces más probabilidades que las nacidas a principios del siglo XX de trabajar en el mismo campo que sus padres. Los investigadores les atribuyeron los cambiantes roles de género en la sociedad y esto se debe a que las hijas reciben más tutoría de sus padres.

Los papás contribuyen a que sus hijas tengan mejores relaciones

Otra pregunta en la mente de muchas personas es: ¿cómo influye un padre en la vida romántica de su hija, con quién sale, cuándo comienza a tener relaciones sexuales y la calidad de sus relaciones? No es de sorprender que una niña que tiene una relación comunicativa, segura y de apoyo con su padre tenga menos probabilidades de quedar embarazada siendo adolescente y menos propensa a tener relaciones sexuales en su adolescencia. Esto, a su vez, lleva a esperar más tiempo para casarse y tener hijos, en gran parte porque ella está enfocada primero en lograr sus objetivos educativos.

Tiene más probabilidades de tener relaciones con hombres que sean emocionalmente íntimas y satisfactorias. Como consecuencia de haber tomado decisiones más prudentes con respecto al sexo y las citas, generalmente tienen matrimonios más satisfactorios y más duraderos. Lo sorprendente no es que los padres tengan un impacto tan grande en las relaciones de sus hijas, sino que generalmente tienen más impacto que las madres.

La niñas que son tratadas con respeto, y que les muestran sus padres como deben ser queridas y valoradas, difícilmente buscaran relaciones destructivas.

Salud mental

Tienen menos probabilidades de deprimirse clínicamente o de desarrollar desórdenes alimenticios. También están menos insatisfechas con su apariencia y su peso corporal. Como consecuencia de tener una mejor salud emocional y mental, estas mujeres jóvenes son más propensas a tener los tipos de habilidades y actitudes que conducen a relaciones más satisfactorias.

No se trata únicamente de que el padre esté presente, se trata de que hagan sentir a sus hijas personas amadas, valiosas y fuertes, eso les dará las herramientas para que al crecer tomen mejores decisiones sobre su vida y que su equilibrio emocional sea adecuado.

Foto:  I love you, dad! en Shutterstock

Para mí es importante tu opinión