Enseñar a nuestros niños a convivir con la diversidad

Cuando era niña nunca vi la homosexualidad como algo raro o diferente. Resulta que cuando yo iba a preescolar mis hermanas ya eran mayores, una me lleva 14 y la otra 16 años, entonces yo convivía con sus amigos y algunos de ellos eran gay. Desde entonces yo sabía lo que significaba y siempre me enseñaron a ver la diversidad sexual como algo normal.

Conforme fui creciendo me di cuenta que realmente había algo en nuestra sociedad que lo miraba como si fueran ajenos a nosotros, como si estuvieran fuera de lugar o el simple hecho de besarse en la calle fuera parte de algo que debíamos criticar.

Justo en el año en que nació Santi se aprobó el matrimonio entre las personas de la comunidad LGBTTTIQ y pensé que eventualmente se aprobarían las adopciones. Sabía que cuando mi hijo pudiera comprender los diferentes tipos de familia lo orientaría sobre este tema y lo importante que es aceptar la diversidad, porque seguramente en un futuro tendría compañeros y amigos con familias homoparentales.

Y efectivamente en un colegio en extremo conservador paradójicamente nos encontramos con una familia conformada por mujeres, llevaban a sus hijos a la escuela, eran alrededor de 3 niños de diferentes edades, desde primaria hasta preescolar que asistían con mi hijo.

En el colegio que se encuentra ahora cuando lo inscribí hacían una serie de preguntas sobre: cómo habían sido concebidos los niños, por si habían sido adoptados, de vientre de alquiler, invitro, etc. También preguntaban si éramos una familia homoparental, para que las maestras estuvieran al tanto y se pudiera tratar el tema en clase con naturalidad y estar al pendiente de posible bullying.

¿Por qué es importante hablar de diversidad con nuestros hijos?

Yo no quería que mi hijo viera esto como algo anti-natural quería que comprendiera que las familias son distintas, así como él tiene una familia en la que sólo hay una mamá, hay otras familias conformadas por dos mamás o dos papás, y quería que supiera que la importancia de la familia es donde hay amor y cariño.

Hace poco tiempo fuimos a comer a un restaurante donde la hostess es transgénero, mi hijo me preguntó:

–  ¿Mamá es un chico vestido de chica?

– Sí amor.

– ¿Por qué se viste de chica?

– Porque seguramente se siente más identificada con el género femenino que con el masculino, ¿tú cómo crees que te sentirías si hubieses nacido niña pero hubieses preferido ser niño?

Se quedó pensando un largo tiempo pero comprendió la idea y posterior a eso me dijo: ¿entonces cómo debo decirle? ¿señorita? Y después de esa conversación él siguió platicando con la hostess que era muy amable.

En mi propia experiencia me di cuenta de que la gente estaba equivocada al pensar que son temas muy complejos para los niños o algo que los pueda llegar a confundir, de niña lo veía desde los gustos y la preferencia: simplemente a algunas personas les gusta más esto que lo otro.

Yo soy partidaria de que las cosas se expliquen a los niños como son, inculcarles empatía y aceptar todas las características que nos arroja la sociedad. Si todos les enseñamos esto a nuestros hijos nos evitaríamos la discriminación, la violencia y los crímenes de odio.

¿Porqué no instruir a nuestros hijos a aceptar las diferencias del otro?

Foto: Pixabay

Para mí es importante tu opinión