Mi experiencia: suicidio y bullying

Hace poco terminé de ver la serie 13 reasons why, habla de una joven que comente suicidio y deja unos casetes con información de por qué se mató. Realmente me movió cosas que sentía que ya había olvidado y superado. No ahondaré en la serie, hablaré a partir de lo que viví.

Cuando tenía 15 años aún era muy niña, era pésima estudiante pero tenía un circulo de amistades que quería y ellos a mí. Justo a esa edad teníamos que presentar el famoso examen para entrar a la preparatoria. La mañana de los resultados descubrí que no me había quedado y fue muy triste, porque sabía que era mi culpa que no me había esforzado lo suficiente y que al no ser buena estudiante era poco probable que quedara.

Esa noche una amiga me llamó, cuando contesté creí que era para contarme sus resultados pero por desgracia fue para decirme que una de nuestras amigas se había suicidado, se había disparado en el pecho y al otro día sería el entierro.

Nunca me había planteado el suicidio como una opción, la muerte de mi amiga me había golpeado como no tienen idea. Fue muy fuerte asistir al sepelio.

La veía a diario en la escuela y no creía que estuviera tan deprimida como para no haber podido resistir el no haberse quedado en la preparatoria que había elegido. Ella era una alumna de excelencia académica y tristemente creí  entender que quizá al no haberse quedado en la opción que ella esperaba era como si no tuviese futuro, porque así es la educación en México, quedarte en cualquier otra opción que no sea la prepa te hace sentir así, porque eso hace más inalcanzable llegar a la universidad.

Desde ese día me deprimí, y me convertí en una adolescente diferente, me costó más trabajo tener calificaciones aceptables en la escuela. Mi mamá me inscribió a una particular. Siempre fui una persona que se acercaba a los que los demás rechazaban pero esta vez fui indiferente. Ahora en la preparatoria un amigo me platicó que había dejado a su novia porque ella le había sido infiel. Recuerdo que él era muy querido por todos en la escuela y que en algún momento alguien me preguntó qué había pasado entre ellos, sin que me constara que eso había sucedido esparcí el chisme.

Lo peor vino después, todos la rechazaron y la tacharon de ser una cualquiera, yo pocas veces compartía clases con ellos y recuerdo que cuando estaba en su clase ella se sentaba en otro lado aislada de todos, antes de eso era una chica muy alegre que se la pasaba riendo y platicando todo el tiempo, incluso de cosas que nosotros no sentíamos que fueran graciosas.

Yo nunca me acerqué a ella no fui empática a pesar de que la veía mal, estaba tan sumergida en mí que nunca pensé que pudiera estar mal. Afortunadamente salimos de la escuela y por lo que sé ahora de ella, el cambio le hizo bastante bien.

La indiferencia es terrible, muchos maestros sabían lo que pasaba pero nunca hicieron nada por acercarse a ella. Creo que a veces sienten que lo mejor para ellos es no involucrarse, pero entonces dónde está su ética. Yo había visto a la chica al borde, muchos lo vimos. Ahora que lo recuerdo el cambio que sufrió era muy evidente se encontraba visiblemente deprimida.

Por último. Después de que me dejó el papá de Santi y de que nació mi bebé, seguí estudiando pero ya no me sentía segura de mí misma, no podía leer en voz alta sin leer mal, no podía exponer porque mis ideas no se ordenaban. Me topé con todo tipo de gente, desde una amiga que me traicionó y se hacía pasar por la víctima, hasta un grupo de chicos que se sentían más listos que los demás.

Cada que exponía se la pasaban cuchicheando y yo me encontraba en un momento muy frágil, me sentía paranoica y mal todo el tiempo, cuando los veía platicando sentía que hablaban mal de mí, y todo eso era porque cada que decía algo en clases ellos hacían observaciones negativas con toda la intención de herir e insultar.

A pesar de estar tan deprimida me di cuenta que la única manera de dejar de sentirme así y que aunque no evitaría que dejaran de molestarme subir mis calificaciones me ayudaría a sentirme mejor y aunque ellos seguían igual por fortuna eso me ayudó a salir de mi depresión y a enfocarme a ser madre, a ser estudiante y a graduarme con un promedio aceptable de la universidad.

A veces no sabemos en qué momento emocional se encuentren las personas, estos chicos me hicieron sentir que no valía nada, había pasado por una experiencia en la que otro hombre me hizo sentir lo mismo y estas personas poco comprensivas provocaron eso en mí. En ese momento sí pensé en qué pasaría si cometiera suicidio, al final mi orgullo pudo más que cualquier otra cosa.

Hay cosas tan pequeñas que afectan la vida de los demás, yo los invito a reflexionar y a no ser indiferentes, a saber cómo detectar cuando alguien está al borde, y que cuando creemos que algo no podría afectar a alguien lo pensemos varías veces antes de decirlo y sí somos responsables cuando lo vemos y no hacemos nada, cuando nos burlamos y no vemos que eso está mal.

Algunos síntomas de personas que piensan en suicidio:

  • Cambios en los hábitos de dormir y de comer.
  • Retraimiento de sus amigos, de su familia o de sus actividades habituales.
  • Actuaciones violentas, comportamiento rebelde o el escaparse de la casa.
  • Abandono fuera de lo común en su apariencia personal.
  • Cambios pronunciados en su personalidad.
  • Aburrimiento persistente, dificultad para concentrarse, o deterioro en la calidad de su trabajo escolar.
  • Quejas frecuentes de síntomas físicos, tales como: los dolores de cabeza, de estómago y fatiga, que están por lo general asociados con el estado emocional del joven.
  • Pérdida de interés en sus pasatiempos y otras distracciones.
  • Poca tolerancia de los elogios o los premios.
  • Quejarse de ser una persona mala o de sentirse abominable.
  • Lanzar indirectas como: no les seguiré siendo un problema, nada me importa, para qué molestarse o no te veré otra vez.
  • Poner en orden sus asuntos, por ejemplo: regalar sus posesiones favoritas, limpiar su cuarto, botar papeles o cosas importantes, etc.
  • Ponerse muy contento después de un período de depresión.
  • Tener síntomas de sicosis (alucinaciones o pensamientos extraños). [FUENTE]

Te invito a leer:

Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

Para mí es importante tu opinión