¡Contraten personas que tengan hijos!

Hay empresas que desestiman la posibilidad de contratar personas que tienen hijos, porque asumen que no se comprometerán de la misma manera que alguien soltero.

Hace poco tiempo envié mi solicitud de empleo para una revista digital dirigida a mujeres, por lo menos cada semana escriben 5 artículos sobre embarazo, maternidad y crianza, pero ninguna de las chicas que escriben esos artículos es mamá. Leí su contenido para saber qué tipo de textos tenían de esos temas, descubrí que muchos hablaban de experiencias ajenas o se las adjudicaban pero se sentían falsas, creo que lo mejor para abarcar ese público hubiese sido contratar a alguien que de verdad tenga hijos.

Muchas veces las agencias de relaciones públicas nos han invitado a diferentes blogueras a eventos dirigidos a niños, pero conversando con ellos te das cuenta que ninguno tiene hijos, y es complicado que alguien así organice eventos para ellos porque cosas realmente importantes como hacerlos esperar por largos periodos de tiempo, realizar eventos en horario escolar, no darles ni un snack cuando la cita es a la hora de la comida; son errores que suelen cometer y que podrían evitarse si alguien conociera un poco las necesidades de los niños.

Incluso en los restaurantes “familiares”, ¿han notado que muchas veces los juegos son únicamente un módulo pequeño? O el área de niños tiene puertas de vidrio, no hay menús infantiles variados y tampoco hay cambiadores en los baños, ¿a ustedes les quedarían ganas de volver a un lugar así?

Yo invito a las empresas a contratar a personas que tengan hijos para darse una idea de las necesidades y de las realidades a las que se enfrentan los que somos padres. Esas cosas importan y si las empresas se interesaran en contratar en esos casos a algún padre de familia, créanme que tendrían más clientes, más éxito y mucha más visibilidad. Esas cosas no se aprenden en la escuela, se adquieren con la experiencia.

A los papás nos gusta que traten a nuestros hijos de la misma manera que a nosotros, de lo contrario es poco probable que nos interese una marca, empresa y demás si se menosprecia a los niños.

Foto: Pixabay.

Para mí es importante tu opinión