Prohibir o no el contenido de series y películas

Cuando mi hijo tenía 3 años recuerdo que lo único que veía era Cars  y pocas veces se atrevía a ver algo más, pero entró a preescolar y se comenzó a interesar en Spiderman  y más personajes que formaban parte del universo de superhéroes, pero yo no le permitía ver esas películas porque contenían violencia y escenas de asesinatos las cuales no me parecieron adecuadas para un niño preescolar.

Lo que me funcionó momentáneamente

Mi solución fue ponerle las versiones infantiles y más light que él pudiera ver en mi compañía, pero con el tiempo su interés fue creciendo y la verdad es que no fue hasta que cumplió 6 años que le permití ver Star Wars, Avengers, Thor, Spiderman, Doctor Strange,  entre otras. Siempre me cuestioné el dejárselos ver o no, incluso hoy en día pienso que fue algo pronto, pero al menos ahora la comunicación entre ambos ha cambiado y podemos reflexionar juntos sobre lo que acabamos de ver.

¿Prohibir o no prohibir?

Recientemente me topé con el estudio de Sarah M. Coyne, PhD. Por la University of Central Lancashire, su estudio publicado en Journal of Abnormal Child Psychology  el cual se aplicó a 240 niños en edad preescolar. Señala que los niños pequeños que se encuentran en contacto con la cultura de los superhéroes tienden a relacionarlos por su fuerza y sus poderes pero no disciernen que ayudan a las personas, en realidad asocian sus dotes con la facilidad que tienen para obtener beneficios. Coyne teoriza sobre por qué los niños pueden enfocarse más en el comportamiento violento de los superhéroes y no el comportamiento pro-social. Dice que es en parte, debido a la complejidad de las historias.

La gran mayoría de los programas de superhéroes no se crean para los niños en edad preescolar, a pesar de que el presente estudio encontró que muchos niños en edad preescolar se encuentran en contacto regular con este tipo de contenido. Estos programas contienen tramas complejas que entretejen la violencia y el comportamiento pro-social, y niños en edad preescolar no tienen aún la capacidad cognitiva para seleccionar el mensaje moral que a menudo se retrata.

Es casi imposible evitar la cultura de superhéroes en Estados Unidos. En este momento tengo un hijo de tres años de edad, al que le gusta Spiderman a pesar de que nunca ha visto las películas. Se disfraza de Spiderman y de vez en cuando va a ir por ahí que finge tirar telarañas. El punto de que el estudio no es prohibir superhéroes, ya que pueden ser una parte divertida y mágica de la infancia. Sin embargo, el acercamiento a la cultura de superhéroes puede ser desde el consumismo, especialmente si los niños están viendo las películas, jugando con los juguetes, pueden identificarse fuertemente con los personajes, vistiendose como ellos, etc. Este estudio lo que sugiere es un equilibrio entre qué pueden y qué no ver, pero sin erradicar los superhéroes de su imaginario.

Dice Conye con respecto a su estudio.

Aunque este estudio se centra en los superhéroes te aconsejo que siempre los acompañes cuando vean películas o programas, de ser posible siéntate a ver el primer capítulo de la serie o los primeros minutos de la película. Hace poco le prohibí a Santi ver Hora de Aventura y varias series de Cartoon Network por el simple hecho de que su programación se suele disfrazar de contenido infantil pero resulta a veces tan soez como Family Guy. Sí bien el estudio señala que no podemos alejarlos por completo es necesario cuestionarnos si es adecuado que vean cierto contenido.

Ahora mi hijo me pregunta si puede ver algún programa, yo le digo que me permita verlo primero y al otro día le digo, eso cuando no tengo tiempo de sentarme a su lado. Nosotros somos adultos responsables, recordemos todas esas películas, series y programas con las que a veces nos preguntamos: ¿no sé cómo me permitían ver eso? O acaso ya olvidaron a La vaca y el pollito.

Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

Para mí es importante tu opinión