¿Qué debemos evitar para tener una sana convivencia escolar?

Antes de que Santi entrara a la escuela pensaba que el reto sería sólo para él, adaptarse a esta probadita de la sociedad, convivir con niños de todo tipo que ya tenían una historia personal. Gran error, no sólo a ellos les toca, también a nosotros. Las personas de las escuelas son diferentes, hay absolutamente de todo, pero a veces solemos toparnos con el grupo de padres de familia destructivos, chismosos y que no aportan nada más que caos en los salones y el colegio.

Tristemente Santi ha estado en diferentes escuelas, por diversas razones, pero en una salimos entre otras cosas por lo tenso y desagradable del ambiente escolar. Lo digo en serio, lo mejor en esos casos es abandonar el colegio, no tiene sentido llevar a tus hijo a un lugar donde los padres no se respetan, ya que ellos son los que están formando a esos pequeños que van con tu hijo(a), lo mínimo que podemos hacer todos es tener un trato cordial como comunidad escolar.

¿Qué debemos evitar para no ser parte del problema?

  1. Las críticas y los chismes. No sé si les pasa a todos, pero nunca falta a fuera de las escuelas el grupo de papás que no sabemos si no trabajan pero que siempre están reunidos platicando y viendo a todos los que pasan. Sentimos hasta la mirada y escuchamos el cuchicheo. Lo inquietante de todo este tema es que los chismes, las habladurías y observaciones negativas generan bullying, los niños no se hacen así de la nada, ¿de quién creen que lo aprenden?
  2. La competencia. No sé ni entiendo la razón para no disfrutar a nuestros hijos tal y como son. En una ocasión escuché a una mamá reñir a su hijo porque no le echaba más ganas, que esperaba más de él, comentarios tan desagradables que me sentí mal por el niño y molesta con la señora, no daba crédito cómo era posible que le dijera eso a su hijo. Claro que todos queremos que nuestros hijos se esfuercen pero esa nunca será manera para motivarlos.
  3. Comparar. Nunca faltan los papás que dicen: Fulanito, sacó mejor calificación que tú, deberías ser más como ese niño. En serio, no son casos aislados se da en las escuela, es incorrecto y desagradable. Lo que debemos hacer como padres es fortalecer su autoestima no lo contrario.
  4. Porque mi hijo(a) se lo merece. Hay papás que sienten que por ser su hijo(a) tienen que recibir más atención, mejor calificación o ser la estrella en cada evento escolar. Las cosas en las escuela se ganan, con trabajo y desempeño, también en el pedir está el dar.
  5. Dejar a la maestro(a) hacer su trabajo. Últimamente hay más papás involucrados en las escuelas lo adecuado es que así sea siempre, pero sinceramente algunos exageran. Hay quienes se sienten con el poder de decirle al maestro(a) qué hacer y cómo hacerlo en el salón de clases, incluso cuando se reúnen con otros padres descalifican la capacidad que tiene el docente para dirigir al grupo. Dejémoslos hacer su trabajo, podemos sugerir si algo no nos parece  o platicarlo, pero de eso a querer enseñarles como deben hacer su trabajo.

Insisto, el ambiente escolar es casi tan importante como el grado académico y de excelencia que los colegios otorgan, convivir día con día en una comunidad cordial y de buen trato entre sus participantes le dará tranquilidad a tu familia. En todas las escuelas existen personas y cosas negativas, pero si este aspecto no te gusta de algún colegio medita si es el lugar adecuado para que tu hijo(a) se desarrolle, lo importante es que sientas que estás llevando a tus hijos al lugar indicado donde el trato es amable para todos.

Foto: Pexels

Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

Para mí es importante tu opinión