Mi hijo quiere ser amigo de todos

Desde muy pequeño (y me refiero entre 2 y 3 años) ha tenido el don de buscar la amistad con todos los niños y que estos le correspondan. Hasta ahí vamos bien. Por desgracia no siempre es tan bueno ser amigo de todos. Muchas veces buscaba al niño más conflictivo, que por alguna razón agredía a todos sus compañeros y por lo tanto le era difícil conseguir una amistad. Ahora que Santi es más grande me explica que aquellos niños tienen algún problema familiar o de otro tipo. Pero esto le acarreo problemas con los demás, porque aunque todos quisieran jugar con él por juntarse con el pequeño que molestaba a los demás también lo aislaban.

En muchas ocasiones esos niños descargaban su frustración o problemas en mi hijo, llegaba a casa con golpes, mordidas, etc. Le expliqué que comprendía que quisiera empatizar con los pequeños a los que nadie les hablaba, pero que las agresiones no estaban bien, que dentro de la amistad también se encuentra el respeto y que no se puede ser amigo de quien no respeta, por mucho que nos duela y nos de pena su situación emocional.

No todo ha sido malo. En otra ocasión llegó muy alarmado porque un niño le dijo que era un “sabelotodo y un ñoño”, y él me argumentó: “ese niño tiene 5 años pero se comporta como de 2”. Todo esto se sucitó porque la maestra insistía en ponerlos en equipo para trabajar y ambos querían trabajar individualmente, al final los separó pero después de ese tiempo se volvieron grandes amigos, seguían rozando y pocas veces concordaban cuando trabajaban pero fuera del salón se llevaban muy bien.

Más recientemente, conoció a un niño que había ingresado a su colegio. Se trataba de un niño de su misma edad pero muy tímido; su primera infancia había asistido a un mismo colegio y todo era nuevo para él por lo tanto a pesar de ir en primaria le costaba adaptarse. Santi lo buscaba y él no le respondía, intentaba jugar con él e integrarlo. Un día mi hijo se atrevió a preguntarle al papá del niño: “¿por qué no quiere conversar ni jugar con nadie?” El señor le explicó que apenas se estaba adaptando, Santi le respondió: “pues entonces hay que seguir tratando para que tenga amigos.” Así fue, siguió intentando para introducirlo a la dinámica y a sus amigos, hasta que un día el niño cedió.

¿Cómo lograr que tengan amistades sanas desde pequeños(as)?

  • Enseñale a quererse a sí mismo. Cuando nos queremos no permitimos que alguien nos lastime, buscamos personas que piensen, sientan y compartan con nosotros de manera cordial.
  • La empatía tiene un limite. Es muy bueno preocuparnos por el bienestar de los demás, querer ayudar y proteger a una persona, pero si a esa persona la rechazan porque les hace daño a los demás lo mejor es poner limites o alejarse. Mi hijo lo gestionaba diciéndoles: si tú me pegas ya no podré ser tu amigo, porque los amigos no se hacen daño. A veces funcionaba y otras no.
  • Los niños son niños. A veces sucede que hoy se dijeron, se pegaron y mañana se adoran. Está bien siempre y cuando las cosas no rebasen esa linea entre el juego y una agresión. Enséñale a distinguir entre una y otra.
  • Poner limites. Algunos amigos tienen ganas de jugar siempre a lo mismo, otros son bruscos y jalonean cuando se emocionan o abrazan muy fuerte. Enséñale a tu hijo(a) a expresar como se siente, lo que realmente le gustaría jugar o que no le gusta que lo traten de cierta forma.
  • Se vale no querer jugar siempre juntos. Hace un tiempo las maestras de una escuela se extrañaban de que Santi no quisiera jugar con sus amigos y se aislara en otro lado, lo tacharon de antisocial. Lo que pasaba en realidad era que no quería jugar a lo mismo que los demás y se iba a jugar con otros niños de otro grupo o solo, pero si jugaba y platicaba con ellos en otros momentos.
  • Reconocer los errores. Nadie es perfecto y como amigos nos equivocamos. Con los niños pequeños sucede que siempre quieren tener la razón, o que no quieren compartir, en fin. Enséñale a conciliar, a no pelear o querer tener siempre la razón o en caso de que tenga la razón que le explique a su amigo o amiga la situación.

Recordemos que todas esto nosotros ya las sabemos porque somos adultos, pero ellos apenas están forjando su identidad y aprendiendo a socializar, por lo tanto las relaciones entre amigos son agradables o desagradables en algunos casos; hay que guiarlos para que cuando crezcan puedan tener lazos sanos.

Imagen: Pexels

Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

10 Replies to “Mi hijo quiere ser amigo de todos”

  1. Me encantó tu post. Ahora que conocí a Santi me di cuenta que es un niño muy amigable y al que se le hace muy fácil y sencillo socializar.

    Mi hija aún está muy pequeña y la verdad es que las primera veces que socializaba con niños en un área de juegos (esto cuando tenía 1 año) ella llegaba feliz de la vida acercándose a otros y la mayoría la ignoraban o le hacían cara fea y ella regresaba corriendo hacia mí con miedo o llorando. Es difícil cuando ella anda solita y no está acostumbrada a ver niños.

    Ahora que tiene casi 2 y medio no le gusta que se acerquen niños extraños cuando está jugando con sus hermanastras, ella es la que los mira feo y ha pasado que hasta los empuja y eso no me gusta porque siempre fue una niña muy amistosa. Cuando nos toca salir solo con ella y se acercan otros niños a veces sí los acepta pero siento que se quedó con esas malas primeras impresiones. Espero que sea una etapa, ya que esté un poco mayor y comprenda más aplicaré estos tips buenísimos que compartes. ¡Saludos!

    1. Una ocasión un niño le pegó en un restaurante a Santi, cuando íbamos a restaurantes ya no quería ir al área de juegos, tendría la edad de Little Monster. Pasó un año para que tomara confianza. Por desgracia esas malas experiencias les provocan esas reacciones.

  2. Me hiciste recordar a Sofía en el kinder, ella quería ser amiga de todos pero el sentimiento no era recíproco y lo pasaba mal 🙁 Ojalá te hubiera leído en aquellas épocas, fue mucho, mucho trabajo hacerle entender que no podía esperar que todos tuvieran sus mismos sentimientos.

  3. Tan importante, a veces los nenes sin querer hieren cuando rechazan, mis hijas no han tenido problemas en este caso, pero si les he tenido que explicar que los amigos verdaderos no te hacen sentir ma,y que no todos pueden ser nuestros amigos, muy importante

  4. Muy buenos puntos, concuerdo con ellos, sobre todo el primero; mi hija la mayor es rapida para hacer amigos, pero en su inocencia aveces no comprendia que no estaba bien que a quien ella consideraba como amigos le digan o hagan cosas que no estan bien, por ejemplo tenia esta amiguita que por ser mas grande que ella siempre la queria hacer menos y que ella era mejor en ciertas cosas que mi hija, aveces la cachaba empujando de mas a mi hija jugando a las correteadas/las traes, uno como madre nota esas actitudes, y aunque hablabamos con mi hija ella seguia considerando su amiga a esta nina, pero conforme el tiempo ella empezo a comprender que no estaba bien esa actitud y mi hija empezo a alejarse de ella, asi que si considero importante el hablar con los hijos y ensenarles a quererse mas, me gusto mucho tu post, lo comparto, saludos

  5. Nunca había pensado en este punto de vista. Mi hijo es mas bien tímido y siempre agradecemos ese “empujoncito” de los niños para invitarlo a jugar. Ya teniendo ese empujón juega muy bien, pero siempre dice que le pone nervioso hblar por primera vez.

  6. Mi hijo desde que empezó a decir adiós con la manita va por la vida saludando a todos, no se diga cuando empezó a “hablar” les gritaba a los niños y la verdad la que hacía coraje soy yoooo, porque de repente la gente lo ignora o los niños le corren porque es demasiado efusivo. Pero con el tiempo ha ido dejando de saludar a los extraños por la calle solo cuando ve que lo voltean a ver y así, aunque debo decirte que si me dio tristeza ver como el mundo te va quitando la emoción. Ahorita tenemos un problema porque él adoraba a un niño pero resulta que yo no me llevo muy bien con la mamá asi que pues ella dejo de traerlo a casa y él todavía me pregunta por el pequeñin. Esa es mi encrucijada actual, muy buen post muy util cuando se tienen peques hiper sociables, saludos.

  7. Definitivamente Santiago se me hace un niño muy inteligente, no solo intelectual si no emocionalmente.
    Como bien dices, es importante enseñarles a mantener amistades sanas y a reconocer cuales son las mejores actitudes para que en el futuro sepan dar sin agenda, forjar amistades reales de reciprocidad y puedan mantener relaciones de todo tipo en el que ambos den y haya un equilibro, en el que no haya violencia no actos agresivos de por medio y que puedan ser capaces de expresar sus emociones y pensamientos.

  8. Gael era así de chiquito también hasta que le dije que no se pued ser amigos de todos pero eso no significa que por no ser amigos tienen derecho a molestarlo o que el moleste. Ahora que tiene 8 ya lo entendió.

  9. Me pasa igual con JP, es difícil a veces pues como dices: no todos quieren ser sus amigos o no todos tienen los mismos intereses. Comenzó a hablar y entablar conversaciones desde muy pequeño. A su edad muchas niños no lo ent digan o no sabían expresarse igual, los mayores lo,rechazaban por chiquito y batalló mucho entre los dos y los cuatro años, no sé si ya está más acostumbrado y se aleja si ve que no le hacen caso para mi tranquilidad. Es muy feo verlos detrás de la gente si que les presten atención.

Para mí es importante tu opinión