#LaLadyQuePudeSer Discusión con aerolínea

La Lady Que Pude Ser

Este post es una crítica a toda la gente que se ha tomado la libertad de señalar, acosar y denigrar a personas en redes sociales, tras haber sido grabados. Como si en ningún momento hubiésemos protoganizado un escándalo monumental, ya sea para exigir nuestros derechos, porque nos sentimos molestos o furiosos por alguna situación en particular. Todos hemos pasado por situaciones así, ahora ensalcémoslo con una persona con un celular en la mano con toda la capacidad de subirlo a redes y exhibir ese mal momento para hacerlo viral. Por esta razón varias blogueras nos hemos unido para discutir este tema, el cual puedes encontrar con el hashtag #LaLadyQuePudeSer.

¿Pueden imaginar la ejecución pública de la que son víctima las personas que pasan por una situación así? En cinco minutos sus vidas dan un giro y son expuestas. Hace un tiempo hubo un caso de una mujer que dejó  a su bebé en el suelo de un aeropuerto mientras observaba su celular, descontextualizaron lo que realmente había sucedido y la verdadera razón de por qué el bebé se encontraba en el piso del aeropuerto. Por supuesto no faltaron las páginas web y noticieros donde exhibieran a la mujer alegando que se encontraba chateando y esa era la verdadera razón por la cual había dejado a su criatura en el piso. Nadie imaginó que la mujer no podía tomar su vuelo y había pasado la noche en el aeropuerto y tuvo que dormir en el suelo de aquel lugar junto a su hija, sobre todo que en ese momento había observado su celular con la esperanza de que en algún momento se reanudaran los vuelos. (Aquí la nota)

Las Ladies y los Lords

En México se comenzó a llamar Ladies y Lords a todas las personas que hicieran un escándalo que se convirtiera en viral tras ser compartido en redes sociales. A raíz de unas mujeres pasadas de copas que pelearon con unos policías en la exclusiva zona de Polanco. Desde aquel momento cualquier error o reclamo; justo o injusto, se haría público acompañado del hashtag que comenzara con el prefijo Lady o Lord. Así vimos una serie de personas en los últimos años expuestas al escrutinio público para ser juzgardas y mofarse de sus actos. Pocas veces estos actos desencadenaron realmente algo relevante más que una serie de memes, en mi opinión el único Lord que realmente destapó una serie de corrupciones y actos cuestionables fue Lord Rolls Royce. 

En algún punto de un incidente que tuve con una aerolínea me pregunté: ¿qué hubiese sucedido si alguien hubiese levantado su celular para grabarme? Si alguien lo hubiese subido a redes sociales, ¿cómo ese acontecimiento hubiese cambiado mi vida?¿Cómo me afectaría socialmente? ¿Podría salir de casa sin ser reconocida por tan lamentable acontecimiento? ¿Afectaría esto a las personas que quiero?

Creo que nadie que comparte en redes se ha detenido a pensar cómo afectan compartiendo lo que sucede con estas personas, que en ocasiones han salido a pedir disculpas reconociendo su error y sintiendo el pesar de la carga de sus actos expuestos en público.

La Lady que pude ser

Hace no más de un año compré boletos para X aerolínea. Siempre que viajo llevo un adulto mayor y a mi hijo de 5 años (en aquel entonces). Siempre me pasa que se torna lento el internet cuando de elegir asientos se trata, por esa razón siempre llego al aeropuerto de la Ciudad de México a elegir mis asientos. Pero en más de una ocasión me ha pasado que ya no hay asientos que elegir, entonces me asignan unos, pero siempre buscan que mi hijo y yo quedemos juntos o que por lo menos los dos quedemos en pasillo en asientos cercanos.

Sólo una aerolínea hace todo lo posible, pero con una en especial siempre tengo problemas. En una ocasión me  cobraron sobre equipaje porque ellos no consideran equipaje extra para cuando tienes un bebé, entre otras cosas de servicio. Procuro no viajar con ellos, siempre hago todo lo posible por encontrar boletos económicos en otras aerolíneas con la misma calidad y con los servicios que me acomodan.

Pero en mi vuelo de regreso fue donde desataron mi furia. Según ellos todos los asientos estaban ocupados, por lo tanto mi hijo iría sentado en medio de dos completos desconocidos. Les expliqué que siempre tengo problemas con su página para seleccionar los asientos y en el momento lo intentamos con la App (no se pudo), la señorita de ventanilla insistía en que no se podía, le pedí que nos asignaran los asientos más próximos, ella me decía que no había ninguno, que el niño se sentaría sólo casi por la punta del avión y yo en los asientos donde estaban los baños al final del avión.

Yo les argumentaba que ni cuando los niños viajan solos los dejan sentados en un lugar en medio de dos personas, por el contrario a ellos se les asignan los de enfrente, cerca de las azafatas. Comenzamos a discutir hasta que llegó el encargado, me pidió que si quería que cuidaran a mi hijo tenía que pagar extra o podía checar él nuevamente si había pasajeros que aún no registraran asiento y asignarme unos cerca, sí había. Él después me pidió disculpas y me dijo que cuando los asientos no están asignado normalmente elige por familia los más cercanos, pero que la señorita de ventanilla estaba metiendo los nombres en computadora por separado, no juntos.

En fin, la verdad fue un momento álgido en el que acepto que levante la voz, y me molestó que en vez de ofrecer soluciones, la persona con la que me tocó lidiar, me dijera que yo tenía la culpa por no elegir los asientos y que no había manera, después tuvo que llegar otra persona para decirme que sí había solución. La discusión entre la señorita y yo fue tan intensa que comenzamos a atraer la atención de las personas alrededor. Por otro lado, si me hubiese ofrecido ella desde un inicio la alternativa de: no hay asientos disponibles cerca, pero si gusta podemos poner al niño como si viajara solo, únicamente tiene que pagar extra por el servicio. Yo hubiese accedido, pero como se puso en una posición prepotente y que no ofrecía ninguna alternativa, comenzamos a discutir.

Independientemente de quién tuviera la razón, se imaginan lo humillante que hubiese sido que alguna de las muchas personas que capturamos su atención nos hubiese grabado, que ella o yo hubiésemos quedado expuestas.

Lo que quiero es invitarlos a reflexionar que en algún momento nosotros podemos ser Ladies o Lords sin quererlo, y la mejor manera de contrarrestar toda esta epidemia innecesaria de exponer a las persona, es no compartir. Evitar ser parte de la gente que por el morbo o por el simple hecho de burlarse difundan algo podría afectar a los participantes de dicho video, sin realmente saber todo el contexto detrás de dichos hechos.

Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

2 Replies to “#LaLadyQuePudeSer Discusión con aerolínea”

  1. Ay amiga, es bien difícil mantener la calma ante gente así. Qué miedo con tu historia, en qué cabeza cabe dejar a un niño pequeño entre dos desconocidos. Si yo, con mi hija menor de 14 en la ventanilla sola me sentía angustiada. Abrazos!

  2. Imagino lo que sentiste, cuando no eres madre puedes pensar que es una exageración pero sabemos bien que como madre una no escatima en el cuidado de los pequeños y un poco de buen trato y sentido común de parte de las aerolineas no esta de mas

Para mí es importante tu opinión