Primer día de clases: ¿cómo prepararlos?

Comienzan las clases y tu hijo(a) empieza una nueva etapa. Es natural que se encuentren preocupados por experimentar algo desconocido, porque finalmente será totalmente distinto a lo que han vivido. Nosotros como mamás también pasamos por una angustia, nada lejano a lo que ellos llegan a sentir, además tememos exactamente a lo mismo que ellos ya que nuestros bebés están creciendo, ya no los tendremos en nuestros brazos y por demás estarán en un lugar que desconocen con personas nuevas. Por esta razón pasemos al siguiente paso.

¿Cómo podemos prepararlos para que estén listos?

  • Explícale con anticipación a qué va a la escuela y qué hará allí. Ante todo coméntale que no podrás estar ahí pero volverás.
  • Busca una escuela que tenga período de adaptación o inducción, de preferencia una en la que en un principio se quede unas horas para que puedas pasar a buscarlo(a) pronto en lo que se adapta.
  • No le mientas, explícale que regresarás por él(ella) hasta que terminen sus clases. No le digas que no tardarás o que volverás pronto.
  • Hazle amena la llegada a la escuela, canten algo. Nosotros cantábamos “Caminito de la escuela” de Cri-Cri o alguna de 31 minutos que nos hiciera reír.
  • Llega temprano para dejarlo(a) y no lo hagas a prisa. Lo ideal es que estaciones tu auto y bajes para dejarlo(a) en la puerta de entrada, despídete con un beso y un abrazo. Intenta ser breve y no prolongues mucho la despedida, demuéstrale tu cariño y encamínalo(a) a la puerta.
  • Piensa en todos los escenarios posibles una vez que lleguen a la escuela. Que él(ella) llore, que no quiera entrar o que camine como si nada pasara. El primer día que mi hijo fue a la escuela yo lloré, él no. De momento no lloré, pero una vez que estuvo adentro y me di la vuelta me comenzaron a rodar las lágrimas. Sí tu hijo(a) no quiere entrar a la escuela no cedas, es difícil pero despídete y deja que su maestra se encargue, no olvides recordarle que volverás por la tarde.
  • No llegues tarde por él(ella) de lo contrario acrecentarás su angustia de desapego. Pensará que te has olvidado o que no volverás, sobre todo porque ven como llegan por sus compañeros pero por él(ella) no, eso les genera mucha angustia.
  • Por último pregúntale a su Miss cómo estuvo de ánimo. Si se integró o le costó trabajo, si lloró mucho o se le pasó rápido.

Los primeros días de clases son los más difíciles, principalmente cuando no están acostumbrados ya que desapegarlos es complicado, es un trabajo diario para explicarles que deben de ir a la escuela pero que siempre estarás para volver a tiempo por él, que nunca lo(a) dejarías ahí por siempre. Nos duele el corazón ver como nuestros pequeños sufren al principio, pero es un trabajo de constancia y de no ceder. Nunca dejes de monitorear con sus maestras o cuidadoras el estado anímico de tu hijo(a) durante el día, porque hay niños que sólo lloran en la entrada y el resto del día están como si nada hubiese pasado. De tener dudas de que a tu hijo(a) le pueda estar pasando algo en la escuela, te invito a leer estas señales de alerta. >>click aquí<<

Foto: Pixabay

Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

Para mí es importante tu opinión