Mi experiencia con la lactancia materna

Después de mi post sobre consejos de lactancia, donde recapitulo lo que me sirvió durante el tiempo que estuve lactando y estudiando, el cual podrás encontrar >>aquí<< Te cuento mi experiencia personal durante los 6 meses que lacté a mi bebé, no todo en la lactancia es color de rosa pero lo importante es resolver los posibles problemas que se presenten. Yo la verdad lo hice por la salud de mi pequeño, aunque durante el período que lo hice resultó ser una experiencia muy bonita y placentera.

En realidad pude lactar a mi bebé hasta el tercer día, y parecía mágico porque hasta ese día me salió leche, así que por fortuna también le tocó calostro. El calostro se considera como una vacuna  de nutrientes y defensas para el bebé, ayuda a protegerlo en su transición del útero al exterior.

La verdad no podía acomodar a mi bebé y él lloraba con todas sus fuerzas, yo estaba angustiada pensando que así sería todos los días (¿se imaginan?), por fortuna una enfermera me auxilió y me explicó que tenía el pezón plano. La solución que ella me dio fue ponerme el chupón de un biberón, sólo para darle forma al pezón y me aseguró que en unos días ya no lo necesitaría. Y así fue. Ahora sé que hay chupones de diferentes marcas especiales para esto, pero de igual forma funciona el chupón de mamila.

 

image

Primera prueba superada. Al principio mi bebé tomaba muy poca leche, y había comprado una bomba manual para extraerla, pero pensé que no sería necesaria mientras lo alimentara. Pues me equivoqué. Como tomaba tan poquita comenzaba a producir más de lo normal y se fue acumulando hasta que comenzó a darme mastitis. Al final explico lo que es la mastitis). La solución que me dio el doctor entre otras cosas fue bombear y alimentar a mi bebé. Así llené como 4 bolsas de lactancia, pero por fin después de 3 días de repetir el proceso y rellenar 4 bolsas diarias, logré aliviar las molestias.

image
Intenté darle biberón para que se acostumbrara, pero escupía la leche y lloraba cuando le ponía el biberón en la boca.

Mi intención realmente no era darme de baja por un año, yo quería regresar a la escuela. Cada tres horas me salía leche como si le fuera dar a mi bebé, y me tenía que ir al baño a recolectar la leche de mis conchas recolectoras en una bolsa especial para recolectar leche. En fin, eso no duró mucho tiempo, una maestra nada consciente de la situación me regañó por salir del salón y la escuela se mostró poco flexible al respecto. Además tuve una batalla campal con Santi para que aceptara el biberón.

image
Después de llorar y pelear, él sostenía el biberón para alimentarse.

Casi una semana después aceptó el biberón, pero realmente no me sentía cómoda, quería seguir teniendo ese contacto con mi bebé y él peleaba por no aceptar pero por el hambre siempre se resignaba. Decidí darme de baja por el tiempo que sentía que debía estar con él únicamente. Y no piensen que me la pasaba pegada a él,  cuando tenía que salir lo hacía pero almacenaba mi leche y él en esos casos aceptaba el biberón pero no le encantaba. Cuando salía con él a la calle le daba mientras yo comía, e intentaba cubrirlo con una manta, pero él se la quitaba, y la verdad en esa etapa de mi vida fui perdiendo poco a poco el pudor, porque sabía que los más importante era alimentar a mi hijo.

image

Ahora explicaré por qué le di hasta los 6 meses. Según los doctores, (el mio y el pediatra) me recomendaban que le diera hasta que él cumpliera 6 meses porque supuestamente la leche después de ese periodo se convertía en agua y grasa únicamente y todos los nutrientes se perderían. No se me ocurrió investigar, ni ahondar en el tema, para ese momento yo era sumamente instintiva con muchas cosas del cuidado de mi hijo. En sí no quería dejar de darle, pero como pronto entraría a la guardería pensé que si le dejaba de dar sería más fácil el desapego. Pues en realidad pasó lo mismo que al principio. Lloró no quería probar las papillas y no tomaba leche de biberón. Duramos así por dos semanas hasta que por fin aceptó, pero yo me sentí horrible y aún me arrepiento, por eso lo escribo.

Cuando mi hijo entró a la guardería me di cuenta que muchas mamás les enviaban tomas de leche materna a la escuela. En esa guardería se aceptaban niños desde el año de edad y me enteré de muchas que lo continuaron haciendo hasta los dos años. La verdad es que sí me arrepentí de no seguir dándole leche materna. Ahora es un niño sano que pocas veces se enferma y cuando lo hace es porque se trata de un virus fuerte o algo que requiere de  un tratamiento más potente, pero pocas veces pasa. Además de que tenemos un vínculo muy bonito y cuando hacemos colecho y lo abrazo se escucha que hace un sonido con su boca como si estuviera amamantando.

Lactancia materna
Vía UNICEF México

Me hubiese gustado darle pecho hasta que ambos estuviéramos listos. Él lo resintió mucho y ahora sé que lo que me dijeron no es verdad y que la OMS y UNICEF, y diversas investigaciones apoyan la lactancia prolongada. Aqui te dejo un extracto de los puntos que ellos aportaron para explicar la importancia de la lactancia materna exclusiva y apoyar a quien la practica.

  1.  ENFRENTA LA POBREZA. La lactancia materna es una forma natural y de bajo costo de alimentar a los(as) bebés, niñas y niños. Es asequible para todo el mundo y no es una carga para el presupuesto familiar a diferencia de la alimentación artificial. La lactancia materna contribuye a la reducción de la pobreza.
  2. CERO HAMBRE. La lactancia materna exclusiva y continuada por dos años o más, proporciona nutrientes de alta calidad y una adecuada energía, y puede ayudar a prevenir el hambre, la desnutrición y la obesidad. La lactancia materna también significa seguridad alimentaria para la niñez.
  3. BUENA SALUD Y BIENESTAR. La lactancia materna mejora significativamente la salud, el desarrollo y la supervivencia de lactantes, niñas y niños. También contribuye a mejorar la salud y el bienestar de las madres, tanto a corto como a largo plazo.
  4. EDUCACIÓN DE CALIDAD. La lactancia materna y la alimentación complementaria [a los 6 meses] adecuada son fundamentales para el aprendizaje. La lactancia materna y la alimentación complementaria de buena calidad contribuyen de manera significativa al desarrollo mental y cognitivo y de este modo, ayudan el aprendizaje.
  5. EQUIDAD DE GÉNERO. La lactancia materna ayuda a la equidad al ofrecer a cada niña y niño el mejor comienzo justo en la vida. La lactancia materna es un derecho único de las mujeres que debe ser apoyado por la sociedad para que puedan amamantar en forma óptima. La experiencia de la lactancia materna puede ser satisfactoria y enriquecedora para la madre ya que ella asume el control sobre cómo alimentar a su bebé.
  6. TRABAJO DECENTE Y CRECIMIENTO ECONÓMICO. Las mujeres lactantes que reciben apoyo de sus empleadores desarrollan mayor productividad y lealtad. La protección de la maternidad y otras políticas en el trabajo permiten a las mujeres combinar la lactancia materna con su otro trabajo o empleo. Los empleos dignos atienden las necesidades de las mujeres que amamantan, especialmente aquellas que viven situaciones precarias.
  7. VIDA EN LA TIERRA. La lactancia materna es ecológica, a diferencia de la alimentación con fórmula. La producción de fórmulas implica producción lechera que ejerce presión sobre los recursos naturales y contribuye a emisiones de carbono y al cambio climático. [FUENTE]

Falta trabajar en conjunto como sociedad para hacer de la lactancia un acto natural, es una pena que no haya facilidades para las mamás que amamantan en espacios públicos, y que se comentan actos discriminatorios y vejación en su contra. Faltan medidas para solucionar estos problemas y dar facilidades laborales durante los meses recomendados de lactancia, y que apoyo quien decida lactar por más tiempo a sus hijos y espacios adecuados para la extracción y almacenamiento de leche en el trabajo. Debemos unir fuerzas para que esto sea posible. La lactancia es nuestro derecho y el de nuestros hijos.



Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

One Reply to “Mi experiencia con la lactancia materna”

  1. Es curioso cómo a veces siendo madres primerizas nos confiamos al 100% en los doctores y no investigamos más a fondo sobre algunas cosas. Supongo que es parte de nuestro crecimiento como mujeres y madres, afortunadamente hoy estamos mejores informadas y podemos compartir todas esas cosas que ahora ya sabemos a través de nuestros blogs. ¡Un abrazo!

Para mí es importante tu opinión