Día del Padre. Una familia monoparental

No me gusta hablar del padre de Santi, simplemente porque pienso que es una persona que no merece la pena ser recordada ni mencionada, y no me mal entiendan, hace mucho que dejé de estar enojada con él porque pienso que de nada sirve odiar o estar molesta con alguien que ni le afecta, en dado caso sólo me afectaría a mí.

No soy de las mamás que perdieron la fe en todos los hombres, tampoco soy de las que se sienten súper heroínas por criar a un niño sin una pareja, ni creo ser madre y padre a la vez. La vida siempre la he tomado como llega, si iba a ser madre y no tendría a un hombre que me acompañara pues así lo haría, sólo había que resolver todas aquellas cosas que quizá comparten las parejas, como tiempos, tareas y obligaciones.

No mentiré, sí me hace falta quizá más que nada alguien con quien hablar sobre la educación y las decisiones que se toman sobre mi hijo, no alguien externo, sino alguien que se encuentre involucrado al 100% con él, tal y como yo. De ahí en fuera de verdad que disfruto ser la única involucrada en la vida de Santi. No tengo que compartirlo con nadie, disfruto de sus logros y no tengo que discutir con nadie por las decisiones malas que haya tomado.

Cuando mi chiquito tenia 2 años me preguntó: ¿por qué yo no tengo un papá? Le expliqué la situación, sin decirle mentiras, y sorprendentemente lo tomó bien. Y con el tiempo comenzó a hacer más preguntas llenas de suposiciones combinadas con fantasía. Pero siempre le aclaré la realidad para que no tuviera ideas falsas. En una ocasión cuando fui a la escuela por él, escuché que les explicaba a sus compañeros que no tenía un papá, pero que no importaba porque tiene una familia muy grande que lo quiere. Y eso me hizo sentir muy feliz y tranquila porque de cierta manera eso era lo que le quería transmitir.

El primer día del padre que pasamos me sentí triste, y un poco vacía, pero pasar el día con mi papá me hizo sentir mucho mejor y festejar a los papás de mi familia me distrajo de la idea de que yo no tenía una pareja a la cual felicitar. Después, Santi entró al preescolar y fue más difícil. Cuando yo iba la escuela el día del padre no se celebraba, ahora había que llevarlos para que en la semana hicieran una manualidad y al llegar el día del festejo los niños realizarían una actividad junto a sus papás.

¿Cómo sobrevivir al día del padre en estos casos?

  • Plática la situación en la escuela, para que sean sensibles con ellos en esos casos. En lugar de hacer una manualidad para papá, por qué no hacer una para “su persona favorita” o su familia, para que no se sientan excluidos(as) de la actividad.
  • Si hay festival, piensa si te gustaría que alguien vaya en representación de la figura paterna, ir tú misma o prefieres que falte ese día.
  • Si falta a la escuela vayan al parque o planeen un día divertido, para distraer la atención sobre el día del padre.
  • Visiten a la familia, a los abuelos o alguna persona que tu hijo(a) aprecie mucho.
  • Siempre una plática de los diferentes tipos de familias ayudan, para que no se sientan raros o diferentes.
  • Hazle saber que el no tener un papá no tiene porque ser algo doloroso, explícale que tú lo(a) amas mucho y que está rodeado(a) de personas que lo(a) quieren.
  • Siempre hablale con la verdad, por más dolorosa que sea siempre sé sincera.

Foto: Pexels.

Te invito a que visites otros blogs que hablan sobre el Día del Padre


Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

2 Replies to “Día del Padre. Una familia monoparental”

  1. Cada año entraba en cadena de oración para que no hicieran festejo del día del padre en la escuela y escucharon mis suplicas, siempre es más sano hablarles con la verdad sin duda!! Besos!! 👏

  2. Ser respetuosos y delicados con la situación que puede estar atravesando un niño es la enseñanza que me llevo de este post.

Para mí es importante tu opinión