Dejar a los niños en la guardería para crecer profesionalmente

Les traigo este post, con motivo del Día Internacional de la Mujer. Elegí este tema porque que el rol de la mujer que nos exige la sociedad a veces sobrepasa la realidad, principalmente porque se espera que seamos madres perfectas.

Considero que a las mujeres se les pide mucho más que en otras épocas, porque una madre ahora también ejerce como proveedora y se encuentra bajo el escrutinio de las sociedad, pero lo peor es cuando tomamos esa presión social tan en serio que nosotras mismas también nos exigimos.

Nos encontramos constantemente agobiadas y ocupada en muchas cosas que son necesarias para la familia, incluso si vivimos en pareja no hay que descuidar la relación que se tiene y buscar la comunión entre pareja, niños y trabajo. ¿Dónde quedamos nosotras en todo esto? En esta lista que tenemos como madres también hay que incluir nuestras necesidades, descanso, salir con nuestro amigos, nuestra salud, belleza y crecimiento profesional.

Después de que nació mi hijo, pasé un año con él en casa, fue un año maravilloso. De ser un bebé que apenas y cabía completo en uno de mis brazos, al cumplir el año ya era un niño que se sentaba en su sillita a comer con las manos. Justo cuando llegó mi hijo a esta etapa me planteé la pregunta de si ya era tiempo de llevarlo a la guardería para terminar mi carrera y trabajar. En mi situación yo soy el único sostén de mi hijo la guardería era mi primera y única opción.

Como mamás nos encontramos con varias críticas y propuestas cuando decidimos inscribir a los niños a la guardería; desde el marido, mamá, suegra y familia que se oponen a que el pequeño pase un día en la guardería, te sugieren que desistas de tu decisión y hasta Hay quien se ofrece a cuidarlo. A mí sinceramente me hicieron sentir culpable, como si estuviera abandonado a mi hijo.

Parece mentira que en pleno siglo XXI con tantos avances en los derechos de las mujeres existan personas que se sientan culpables por realizar algo que se desea para mejora académica y profesionalmente cuando ya se es madre.

He de confesar que no es sencillo dejar a los niños en la guardería, al principio sentimos culpa, pero también hay que procurar nuestra felicidad.

  • Encuentra la guardería ideal, visita muchas, no te quedes con la primera. Una vez que encuentres la adecuada, que te haga sentir tranquila, todo marchará mejor.
  • Si tienes una pareja busca su apoyo (por algo lo elegiste como tu compañero de vida), encuentren ambos puntos de acuerdo para que esto marche bien, coordinense y comuniquense constantemente.
  • Hagan una lista de quehaceres, para saber a quién le toca cocinar, lavar y recoger a los niños, así evitan confusiones y las tareas son equitativas.
  • Si eres una mamá soltera, tampoco tienes que sentir que no se puede. pero sí tienes que ser mucho más organizada con tus tiempos porque sin un apoyo a veces se torna más difícil pero no imposible.

Sobre todo, trabaja, estudia, realizate profesionalmente. Disfruta de tu trabajo, desempeñalo  y piensa en que tienes que trabajar pero al final de tu jornada veras a tus hijos. Esfuérzate al máximo en tu desarrollo personal, que es únicamente tuyo y que te hará sentir satisfecha contigo misma por todo el esfuerzo y sacrificio que has puesto en él.

NUNCA RENUNCIES A TI MISMA, deja las críticas atrás y sal adelante.

Les mando un fuerte abrazo a todas y vamos a celebrar la búsqueda de la equidad de género este 8 de marzo.

FELIZ DÍA DE LA MUJER.

Te invito a leer otros artículos sobre el Día Internacional de la Mujer.

One Reply to “Dejar a los niños en la guardería para crecer profesionalmente”

  1. Me gusta mucho el mensaje de tu artículo, el no renunciar nunca a una misma. Tuviste la fortuna de disfrutar completo el primer año de tu hijo y es algo maravilloso, se me apachurra el corazón de pensar en el día en que mi hija entre a la escuela y termine esta etapa de estar madre e hija todo el día que apenas vamos iniciando. Como te decía, son distintos puntos de vista de una situación que nos une: el amor a nuestros hijos.
    Y no eres mala madre, también eres mujer y tienes todo el derecho de superarte y seguir adelante.
    ¡Saludos!

Para mí es importante tu opinión