Cuenta cuentos: ¿cómo leerle a los niños?

Cuando estaba embarazada me daba mucho sueño y tenía que leer en voz alta para no quedarme dormida y terminar mi tarea. Después de que mi bebé nació, compré libros que él pudiera manejar y que no pudiera maltratar, conforme fue creciendo le enseñé a tratar los libros de manera respetuosa y él mismo al verme leer me imitaba, tomaba libros y desde muy pequeño los hojeaba.

El día que me tocó ir a su escuela me dí cuenta de algo que para mí era esencial desde que comencé a leerle, me refiero al movimiento, a imitar voces, a señalar hacia algún punto para ver algo que no existe y sobre todo a no leer sentada.

La maestra me puso una silla al centro del salón, y les indicó: “recuerden que cuando leemos un cuento, no hablamos, no nos movemos, sólo podemos preguntar hasta cuando finalice la lectura”.

Yo quedé impresionada, porque me parece que el placer de la lectura en gran medida tiene que ver con cómo te la fomenten, y yo nunca le diría a mi hijo “no puedes hablar hasta que termine de leer” hasta a un adulto para entonces quizá ya olvidó la pregunta o duda.

Lo que sí funciona en la lectura para niños:

  • Comenzar planteando una pregunta sobre el tema del libro, en mi caso les leí un libro sobre los miedos, por lo tanto por turnos y levantando la mano les pedí que me contaran a qué le temían, para así provocar interés sobre el texto.
  • Hacer énfasis vocalmente, imitar voces, e incluso actuar y exagerar las expresiones de los personajes, en pocas palabras ser más histriónicos. Esto evita hacer una lectura plana y obviamente rompe con la tradición de sentarse en una silla frente a un grupo, lo mejor es estar de pie y pasear de un lado del grupo al otro.
  • También puedes conseguir un disfraz o una marioneta, para enfocar la concentración del niño.
  • Nunca debes perder el contacto visual, incluso cuando los niños se están moviendo, o poniendo inquietos, una mirada directa impide que sigan con ese comportamiento.
  • Si utilizas un libro lo mejor es que vean las ilustraciones cuando termines de leer ambas páginas, recuerda los puntos clave de dichas páginas y hácelos notar en las imágenes, ya sea la acción de la escena o los detalles que en ellas se encuentran,  recuerda que sí te encuentras frente a un grupo grande tienes que pasar lentamente a lo largo del grupo, porque cada niño quiere ser participe de lo que les estás contando y ver los dibujos.
  • Y sí, hay que responder las dudas durante la lectura, a menudo los niños interrumpen, puedes plantearles que antes de dar vuelta a las siguientes dos páginas pregunten. A veces cuentan una experiencia personal, hay que ser lo suficientemente hábiles para que no sientan que su comentario pudo ser impertinente, pero debes retomar la lectura puedes decirle : “¡Wow, eso te pasó! pues vamos a averiguar qué le sucedió a este personaje para ver si fue algo parecido a lo tuyo”.

Las personas se quejan constantemente de que ya no hay lectores, pero realmente qué hace la gente para que los haya. Leer a los niños es muy importante, les pido que no hagan de la lectura un ejercicio obligatorio y aburrido, enfóquense en los intereses de sus hijos y en sus tiempos de concentración, hay libros infantiles que hasta a nosotros nos resultan poco interesantes, piensen en algo que les guste. Déjenlos preguntar y moverse, ¿a poco cuando ustedes leen no hacen pausas para buscar una palabra o no cambian constantemente de posición para continuar leyendo?

Sobre todo prediquen con el ejemplo, ¿cómo quieren hijos lectores cuando ustedes no leen?

Foto: Free Images

 

Estudié Letras Iberoamericanas y soy mamá de Santiago. Desde la Ciudad de México, comparto mis experiencias, consejos y preocupaciones en Anidando en Casa.

Para mí es importante tu opinión